Historia de La Villita

La Villita es un barrio en el suroeste de Chicago también reconocido como South Lawndale, uno de los 77 Areas Comunitarias de Chicago. En 1869 Chicago anexó  la zona del poblado de Cicero que se convirtió en Lawndale. Después del gran incendio de Chicago de 1871, Alden C. Millard y Edwin J. Decker, propietarios de papelerías, renunciaron a sus negocios para construir un barrio afluente en las afueras de la ciudad para residentes predominantemente anglosajones. Eligieron esta zona porque la tierra estaba a precios razonables y la vía férrea Chicago, Burlington y Quincy -- la cual fue elevada en 1908 para crear el viaducto que ahora existe -- atravesaba el área. Los anuncios publicitarios aseguraban que las viviendas estaban construidas sólo de ladrillo y que se vendían a precios que iban de 2 500 dólares a 8 500 dólares. Millard fue desarrollado como una calle principal, con iglesias, tiendas, un parque, un hotel, una oficina de correos y otras comodidades. La empresa comercial fracasó en mayo de 1876, pero esto estableció las bases para el futuro desarrollo de La Villita.

 

En los albores del barrio, la parte poniente de Crawford Avenue, que luego fue rebautizada como Pulaski, era conocida como Crawford. Esta zona fue llamada así en honor a Peter Crawford, quien compró 160 acres y dio parte de estos terrenos al ferrocarril Chicago, Burlington y Quincy para asegurar que hubiera una parada en la comunidad de él. En 1933 dirigentes polacos del lado norte de la ciudad solicitaron al alcalde rebautizar Crawford en honor a Casamir Pulaski, héroe polaco de la guerra independentista de la incipiente América de los Estados Unidos. La petición tuvo eco y se efectuó el cambio de nombre, aunque muchos comerciantes lucharon en contra del cambio del nombre porque habían invertido dinero en publicidad con el nombre de Crawford. La calle todavía se llama Crawford en algunos suburbios.     

 

A principio del siglo XX muchos inmigrantes de Bohemia (hoy República Checa) y de otras partes de Europa Oriental empezaron a mudarse hacia el poniente procedentes del sobrepoblado barrio de Pilsen conforme mejoraron sus ingresos. La creciente industrialización de la zona creó fuentes de trabajo y la capacidad de sostener una población más numerosa. Muchos de los acaudalados pioneros anglosajones de la zona se mudaron a otra parte al mismo tiempo que los nuevos residentes llegaban, y las grandes edificaciones de ladrillo fueron reemplazadas con casas de dos pisos y bungalows para los residentes de esta incipiente clase obrera. En la época de la Segunda Guerra Mundial, los inmigrantes de Bohemia era la etnia dominante del barrio, los comercios étnicos florecieron en 26th Street, y la zona empezó a ser conocida como “Czech California”.

 

Los afroamericanos empezaron a mudarse en North Lawndale en cantidades nutridas en las décadas de los cincuenta y los sesenta. Ellos tenían permitido comprar sólo en ciertas zonas de la ciudad, en las cuales eran obligados a comprar viviendas por encima de su valor y sin tener acceso a los préstamos y los subsidios a los que la población blanca podían acceder. Los crecientes barrios negros adolecían de viviendas en deterioro, de falta de empleos en el sector industrial, de hacinamiento en las escuelas, y de falta de servicios de la ciudad. Martin Luther King Jr. trajo su campaña a Chicago en 1965 y decidió vivir en North Lawndale a fin de enfatizar la aguda desigualdad en el tema de la vivienda. 

 

Intereses comerciales y políticos en lo que entonces era conocido como South Lawndale obraron para retener los comercios locales y para mantener la “estabilidad” del barrio. A fin de separar la imagen de South Lawndale de la imagen cada vez más “negra” de North Lawndale, la zona fue rebautizada como La Villita y así representar la cultura de los muchos europeos orientales que vivían ahí. Una marcada división racial entre ambos barrios ha prevalecido hasta nuestros días.     

 

Con la expansión del campus de la Universidad de Illinois en Chicago (UIC) como parte de la renovación urbana, muchos inmigrantes mexicanos fueron obligados a salir de la zona de Pilsen por lo que empezaron a mudarse a Little Village. Muchas familias de Bohemia estaban mudándose a los suburbios de Cicero y Berwyn, cuya población ya era en su mayoría de Europa Oriental, a medida que aumentaban las oportunidades para adquirir una vivienda y encontrar empleo para los blancos en dichas zonas y a medida que crecía el miedo ante el cambio del perfil del barrio de Little Village. Para 1980 los latinos representaban 47 por ciento de la población siendo los mexicanos el grupo étnico dominante, un aumento exponencial del 4 por ciento de 1970. Para 2000 la población había crecido a 91 071 habitantes, con el 27 por ciento de los residentes clasificados como niños. El arco, con la leyenda “Bienvenidos a La Villita”, fue instalado en 1991 como donación por el gobierno de México.

 

Desde su desarrollo, La Villita ha sido un semillero de figuras de la esfera política. Es hogar de Anton Cermak, quien asumió la alcaldía en 1931 con el apoyo de una coalición diversa y que incluyó a representantes de las comunidades alemana, polaca, checa, judía y posteriormente afroamericana en posiciones de liderazgo. Debido a las estrategias que usó para consolidarse en el poder, Cermak es considerado como el padre de la maquinaria política del Partido Demócrata. También es casa de Rudy Lozano, un referente de la localidad en su calidad de activista y organizador sindicalista de International Ladies Garment Workers Union y de los trabajadores de productoras de tortilla de maíz. Estuvo cerca de alzarse con la victoria que lo hubiera convertido en el primer concejal mexicoamericano en el concejo de la ciudad de Chicago, y fue clave en organizar a los votantes latinos a favor de la exitosa campaña electoral a la alcaldía de Harold Washington. El 8 de junio de 1983 fue asesinado en su casa y, aunque los detalles del asesinato siguen sin esclarecerse, muchos creen que se debió a un motivo político.

 

El barrio alberga también el campus de Little Village Lawndale High School, cuatros escuelas secundarias que son el resultado de una huelga de hambre de 19 días hecha por residentes de la comunidad para presionar a la Junta de Educación para cumplir su compromiso de construir una nueva escuela secundaria; la clínica Jorge Prieto, una clínica comunitaria del Condado de Cook nombrada así en honor a un inmigrante mexicano que trabajó para llevar atención de salud y medicina preventiva a las comunidades necesitadas; Second Several Savings, un banco que rompió con las prácticas crediticias discriminatorias normales al ofrecer hipotecas justas para los inmigrantes mexicanos y abrir cuentas para los indocumentados; Little Village Park / Parque La Villita, el resultado de más de 20 años de organización a nivel comunidad para limpiar un sitio contaminado y así crear una gran zona verde en el lado este del barrio tan necesaria en esta área; y una serie de organizaciones de extracción comunitaria, clínicas, iglesias, y proyectos de la comunidad que hacen que hacen de La Villita la comunidad mexicana y mexicoamericana próspera que es hoy.

 

Gracias a:

Encyclopedia of Chicago: http://encyclopedia.chicagohistory.org/pages/1174.html

Frank S. Magallon, Images of America: Chicago’s Little Village: Lawndale-Crawford (Chicago: Arcadia Publishing, 2010).