BLOG

Vamos a caminar

July 31, 2019

 

 

 

La vida familiar y el cuidado de los hijos generalmente demandan el tiempo completo de muchas madres en nuestra comunidad. A menudo el tiempo para el cuidado personal y la recreacion son rezagados al último punto de nuesta lista de quéhaceres.  

 

El equipo de salud comunitaria de Enlace Chicago, entendiendo las dinámicas familiares y el importante rol que juega una madre en la vida familiar, decidió poner en marcha un plan que les permitiera a madres de la comunidad crear un tiempo dentro de su día para compartir de manera grupal, una caminata por el barrio.

 

Ilda Hernandez, Promotora de Salud de Enlace Chicago, nos explica que la idea de crear grupos de caminata surge a raiz de los recursos existentes en nuestra comunidad. “Teniamos madres Promotoras de Vida Saludable en las escuelas. Muchas personas no van al ejercicio por tiempo, por compañía o por dinero. Hay muchos beneficios asociados con camimar, tales como mejor presion arterial, motivacion, conocer a sus vecinas, etc. Las Promotoras, a través de su trabajo en las escuelas y en las bibliotecas, organizaron sus grupos y sus tiempos para salir a caminar por La Villita,” nos explica Ilda.

 

Adriana Martinez es una de las Promotoras de Vida Saludable de La Villita que trabaja principalmente en la escuela Eli Whitney Elementary School y la biblioteca pública Toman . “Me llena de satisfacción poder ayudar a la gente con recursos e información que existen para ellos dentro de la comunidad. Y a través de esos recursos, ayudarlos a que cubran algunas de sus necesidades.” Adriana comenzó formalmente hace poco más de un año como Promotora de Salud en La Villita. En el transcurso de este año, ha entregado información y también facilitado grupos de apoyo en la comunidad.

 

“Cuando el equipo de salud nos comunicó la idea de comenzar con los grupos de caminata, comencé a reunirme con las participantes del grupo de apoyo una a una, para invitarlas al grupo y darles a conocer parte de los beneficios de caminar en grupo,” dice Adriana. “Nos juntabamos con seguridad por lo menos un día a la semana, luego de dejar a los niños en la escuela, a eso de las 9-9:30 am y caminabamos hasta el Parque Piotrowski. Por lo general, caminabamos entre 1 milla y una milla y media. Si el clima lo permitía, a veces caminábamos más de un día a la semana.”

 

Margarita Marquez es otra Promotora de Vida Saludable en la Villita que entrega recursos e informacion en la Parroquia del Buen Pastor y la bilbioteca pública de La Villita. Margarita nos cuenta que su grupo de caminata se reunía un día a la semana desde las 5:30 pm. “Lo hacíamos en la tarde, para que los niños tuvieran tiempo de ir a la casa, hacer su tarea y comer algo, y pudiesen venir con sus mamás.”

 

El grupo de Margartia partía desde la calle 32 y Harding y caminaban hasta la escuela Joseph E. Gary Elementary School, en la calle 31 y Lawndale “Cuando llegábamos a la escuela, los niños se ponían a jugar y nosotras, las mamás, nos poníamos a caminar alrededor del parque.” Los beneficios asociados con el grupo de caminata, según Margarita y Adriana, saltaban a la vista. La posibilidad de ejercitarse y al mismo tiempo conversar sobre temas cotidianos, ayudaban a las participantes a desestresarse. Para algunas de las participantes, el grupo significó una ayuda concreta, y les permitió dejar de tomar algunos medicamentos.

 

La respuesta sobre los grupos de caminata fue positiva dentro de las participantes. Muchas esperan poder retomar actividades en Septiembre, y continuar hasta que el clima de Chicago lo permita.

  

Please reload